Marcha atras?

Dificil tomar postura: Por un lado, que Bielsa asuma como diputado es lo que todos esperabamos y tambien es bueno que tome en cuenta la opinion publica. Pero no deja de tener un gusto amargo la desprolijidad, la contradiccion y la actitud. En fin, a seguir, la historia del cambio….

LA NACION 8 DE DICIEMBRE
Sorpresiva decisión: el ex canciller no será embajador en Francia Bielsa volvió a cambiar y ahora quiere ser diputado
Revió su actitud ante la cantidad de críticas que recibió; molestia en la Casa Rosada

Rafael Bielsa volvió a sorprender: no será embajador en Francia y aceptará la banca de diputado para la que fue elegido el último 23 de octubre y a la que ayer había renunciado.

Después de recibir fuertes críticas por haber cambiado a último momento el Congreso por París, el ex canciller informó anoche, luego de reunirse en la Casa Rosada con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, que “la demanda de credibilidad” que observó en la sociedad lo impulsaba a rever su decisión. Y que, por lo tanto, aunque creía que su “deber” se encontraba en París, su “obligación moral con la gente” lo había definido por Buenos Aires.

Hasta anoche Bielsa no había comunicado su decisión al presidente Néstor Kirchner. “El estaba reunido cuando fui a la Casa Rosada, así que dejé una carta para que Alberto Fernández se la entregara al Presidente”, confió.

El cambio de Bielsa impedirá asumir como diputado al conductor de TV Claudio Morgado, que iba a reemplazar al ex canciller. Morgado se había acreditado ayer a la mañana en la Mesa de Entradas del Congreso para comenzar el trámite que debía habilitarlo para ocupar la banca.

En el Gobierno provocó sorpresa y algo de molestia la renuncia a la embajada en Francia, según admitió Bielsa. “Alberto Fernández no estuvo de acuerdo con mis motivos. Me dijo que me tomara un tiempo y que lo pensara mejor, pero yo insistí y él, al final, me entendió”, relató el ex canciller a LA NACION. Kirchner había decidido no interrumpir un encuentro con empresarios del sector de la carne (de lo que se informa por separado) para escuchar a Bielsa.

“Sigo pensando que mi deber era ir a Francia, pero evidentemente la ciudadanía privilegia la credibilidad en la palabra pública por sobre las necesidades de la gestión. Y no puedo decepcionar ese reclamo”, explicó Bielsa por la noche. Durante la mañana y al menos hasta la media tarde, cuando llegó al Gobierno, el ex canciller había insistido públicamente en que, a pesar de las críticas, se sentía parte de un proyecto nacional en el que su “deber” era cumplir con los pedidos del Presidente. Tanto él como sus allegados negaban cualquier posibilidad de renuncia a París.

Hasta que, cuando ingresó en la Casa Rosada, aparecieron las versiones. Para ese entonces, ya había trascendido el mal estado de ánimo del ex ministro.

“Todo este tema lo tiene muy mal”, confió un hombre que lo había acompañado por la mañana.

Bielsa no ocultó que sentía “infelicidad” por la situación planteada y que hasta su familia padecía por tantas vueltas políticas.

“En mi casa no cabía una molécula de felicidad”, admitió.

Luego, reveló el momento en que cambió de opinión. “Alrededor de las 16, salí a caminar por mi barrio (Palermo) y mucha gente me paró para mostrarme que yo había actuado mal. Ayer (por anteayer), además, una mujer me paró por la calle y me dijo que yo era una mala persona. Y yo no soy una mala persona. No quiero defraudar a la ciudadanía. Me produce dolor no estar a la altura de la demanda colectiva”, comentó por la noche con una angustia evidente.

“Llevo días con un dolor tremendo. Me cuesta dormir desde que el Presidente me ofreció la embajada de Francia, el día de la jura de ministros”, hace una semana, confesó a LA NACION.

“Repensé la situación”

Bielsa repitió varias veces en que las protestas mediáticas no habían influido en su determinación. “El cambio se debe a que escuché a la ciudadanía y repensé la situación. La decisión la tomó la gente. Yo soy uno más de la gente. Puede que haya sido desprolijo, pero la moral no tiene prolijidad. Los cementerios son prolijos”, señaló.

El ex ministro nacional agregó que asumirá su banca -probablemente, el miércoles próximo- y que, luego, buscará integrar las comisiones de Relaciones Exteriores, Derecho Constitucional y la Revisora de Cuentas.

Desestimó cualquier evaluación sobre su futuro: “No tengo proyectos políticos personales. No sé si esto tendrá un costo para mí, pero si lo tiene, en nombre de un proyecto nacional en el que creo y milito, habrá sido barato. No me importa si se perjudica una proyección de carrera, porque yo estoy acá porque adhiero a la gesta en la que creo”.

También negó las versiones según las cuales él conocía el ofrecimiento de París antes de las elecciones. “No es cierto, yo me enteré el día de la jura de ministros -insistió-. Si no, habría sido imposible seguir con la fuerza y las ganas que pusimos todos en la campaña.”

Bielsa descartó una pelea con el nuevo canciller, Jorge Taiana, como otro de los motivos que lo alejaron de la embajada en París. Taiana había sido su vicecanciller y ahora pasaba a ser su jefe. “Eso no influyó de ninguna manera. Fíjese que yo ya había dicho que sí. Yo acepté la embajada en Francia porque para mí era y es un gran honor, que además no creo merecer. Yo entendía que estaba honrando el mandato de la ciudadanía, porque la gente votó por un proyecto, que es el que encabeza el Presidente, y era justamente Kirchner quien me había ofrecido ir a Francia”, respondió.

Un error de apreciación

Lógicamente, anoche Bielsa ya admitía un error de cálculo. “Evidentemente, la gente quiere que vaya al Congreso, quiere que ocupe la banca para la que me votó. Considera más importante la credibilidad que la necesidad política”, señaló tras más de una hora y media de hablar con distintos medios, en el lobby del hotel Sheraton Park Tower.

Alrededor de las 22 y acompañado sólo por su mujer, Andrea de Arza, el ex funcionario kirchnerista pidió permiso a la presión periodística para ir a buscar a sus dos hijos. “El día fue agotador. Lo estoy padeciendo. Hice lo que creí correcto, pero no por ello me siento feliz. Es una situación que me genera agobio y dolor”, se excusó.

Nervioso, tenso y angustiado como quizá nunca se lo había visto públicamente, Bielsa reveló antes de abordar un taxi que en algunos meses presentará un libro sobre la relación entre los funcionarios y los medios. “Yo, siendo canciller y candidato, me sentí presionado. Me pareció que no se me reclamaba lo mismo que a los demás, que había una medida para unos y otra para los demás”, confió. En los últimos 45 días, contó, armó un boceto del ensayo, que piensa publicar en los primeros meses del próximo año.

Pero esa, obviamente, ya es otra historia. Por ahora, la noticia es que Bielsa rechazó la embajada que había aceptado anteayer y que intentará ocupar la banca de diputado para la que había sido elegido. El Gobierno, mientras, deberá buscar otro candidato para París.

Por José Ignacio Lladós
De la Redacción de LA NACION

One response to “Marcha atras?

  1. Qué gran periodista y qué gran hombre…….. Admiro a José Ignacio Lladós.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s