Mas aportes al tema Bielsa

Creo que vale seguir agregando cosas…ademas, sirve para todos aquellos que leen esto del exterior y espero puedan entender que estamos viviendo epocas muy poco alentatadoras en la Argentina respecto a la calidad institucional y , por lo tanto, al futuro.

CLARIN 8 DE DICIEMBRE 2005

MOVIDAS EN EL CONGRESO: UN ANUNCIO QUE SACUDIO EL ESCENARIO POLITICO

Un límite al “vale todo” en el que Bielsa jugó de víctima y verdugo
Había defendido con fervor su renuncia a la banca. Ahora cargará con ese costo político.
Daniel Juri.
djuri@clarin.com

No resulta difícil imaginar, por estas horas, el gesto del presidente Néstor Kirchner, por lo común acostumbrado a que sus decisiones no se discutan. Tampoco, el destino solitario que le espera al ahora nuevamente diputado Rafael Bielsa en la Cámara baja. Un lugar en el que las conductas corporativas —”disciplina partidaria”, suelen decir en el recinto— marcan a fuego y sin piedad a los rebeldes.

La decisión tomada por Bielsa fue incompleta. Está claro que decidió poner un límite y cargar sobre sus espaldas todos los costos políticos de su sorpresivo anuncio. Se desprende de cada una de sus palabras de ayer, incluso, cuando admitió que si él hubiese sido Kirchner tampoco le habría resultado simpático el anuncio de la renuncia.

Pero también es cierto que tantas contradicciones en su discurso reciente —hechas públicas sin prejuicios y hasta con aires de convicción— complican, y mucho, su futuro político. Y desgastan, desde el vamos, su debut como legislador, tras su discutible decisión de seguir siendo diputado cuando había dado un paso al costado.

Hace poco tiempo, muy poco tiempo, en medio de la campaña electoral, Bielsa había dicho textualmente que no iba a estafar el mandato popular y que asumiría sí o sí en su banca luego de las elecciones. Pero antes de ayer dio vuelta el discurso y habló de “necesidades de gestión” y de “proyecto político” para tratar de justificar lo injustificable: su inespe rada partida a la embajada argentina en París.

Defendió con intransigencia y hasta con cierto aire altanero su decisión de renunciar a la banca. Después, contó intimidades que nadie le había pedido: aseguró que recorrió a pie cien cuadras hasta su casa y que, en el camino, consultó a la gente de la calle que lo alentaba a aceptar el cargo.

Pero ayer, al anunciar su segunda renuncia consecutiva en veinticuatro horas, resaltó la opinión de “la ciudadanía” que “privilegia la palabra pública por sobre las necesidades de la gestión”. ¿Con qué gente había hablado, entonces, antes de ayer? ¿Con cuál habló ayer?

No pueden borrarse de un plumazo tantas palabras dichas en tan pocas horas. Sobre todo, cuando muchas de ellas terminan siendo innecesarias, sobreabundantes.

De todas formas, más allá de esos costos personales, no está mal que alguien venga a ponerle un límite al verdadero festival —por llamarlo de alguna manera— en que se estaba convirtiendo —estaban convirtiendo— el Congreso nacional. Lo que es decir las instituciones de este país.

Todo ello con la venia —y hasta el festejo indisimulado— del propio Gobierno. No hace falta explayarse mucho a esta altura sobre el caso de Eduardo Lorenzo “Borocotó” que permitió conocer el verdadero significado de la palabra tránsfuga.

Tampoco, sobre esa extraña alquimia preparada por el kirchnerismo en el Congreso para impedirle jurar a Luis Patti, luego de haber ganado la elección y sin que se impugnara su candidatura y dejar que Borocotó levantara la mano sin mayores pudores, a pesar de los silbidos.

De hecho, esta modalidad de pases sorpresivos y renuncias a las bancas, cuando el escrutinio electoral todavía está caliente era una vieja práctica impuesta y repetida por Kirchner en su pago chico, Santa Cruz, en sus años de gobernador. Fue convalidada ahora con varios funcionarios que también renunciaron a las bancas, y hasta por un gobernador aliado, el riojano Angel Maza, quien sin pelos en la lengua pidió licencia para ser candidato, ganó, renunció, volvió a la gobernación y sentó a su hermana en la banca.

Tal vez, esta decisión de Bielsa sea un buen freno para una práctica escandalosa que ya hasta amenazaba convertirse en un ejemplo de la nueva política.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s