LN-Acerca de las diferencias entre Argentina y Chile

Editorial La Nacion
El estilo de gobierno de Bachelet

Tan pronto como asumió la presidencia de Chile, Michelle Bachelet ha comenzado a exhibir un estilo de gobierno abierto al diálogo y dispuesto a escuchar las opiniones de todos los sectores, hasta los de la oposición más cerrada, antes de introducir reformas en sectores que puedan alterar la vida chilena, tal como ocurre con el futuro del sistema previsional. Durante la campaña electoral, la preocupación por maximizar los beneficios del pionero sistema previsional fue una inquietud compartida por los dos candidatos que protagonizaron la segunda vuelta. Después de su triunfo electoral, Bachelet no demoró en comenzar a trabajar sobre esa cuestión y lo está haciendo con una actitud abierta y una convocatoria sin exclusiones, con vocación de escuchar a representantes de la sociedad trasandina. Para ello acaba de conformar un consejo asesor ad honórem con objeto de considerar los lineamientos de una posible reforma previsional. Sus miembros son hombres y mujeres con un denominador común: ser profesionales altamente reconocidos de los sectores de la previsión social y del seguro. Once son ingenieros, dos son abogados y otros dos, sociólogos; algunos pertenecen a la oposición y otros a centros de estudios, y hasta hay dos respetados ex superintendentes que dirigieron el sistema jubilatorio. La decisión presidencial es clara: escuchar primero a todos. Sin representaciones corporativas y sin restricciones de ningún tipo, con la mente abierta y predispuesta al diálogo. Con su actitud, la presidenta de Chile está indicando que nadie es dueño absoluto de la verdad y que no hay quien tenga todas las respuestas. La búsqueda de denominadores comunes para encarar cambios estructurales que pueden afectar a toda la sociedad es una postura destacable, que en Chile ha sido adoptada como una norma desde la recuperación de la democracia. Es un estilo de gobierno bien diferente del de aquellos que avanzan en soledad, sin reparar en las divisiones o resentimientos que provocan sus actitudes, y cuyo único objetivo es obtener beneficios políticos de corto plazo. Bachelet encabeza un gabinete conformado por reconocidos profesionales y figuras de la política trasandina, que conjugan una destacable formación académica obtenida en las mejores universidades de los Estados Unidos y Europa con una dilatada experiencia en la gestión pública y privada. Esta es una tendencia que se afianza en Chile, que señala, en principio, la calidad y apertura de quienes ejercen el liderazgo en el país trasandino. El consejo asesor designado por Bachelet para la reforma previsional no es un instrumento de negociación y tampoco un arma de presión. Es pretender escuchar a los más capacitados para luego, con su diagnósticos, ideas y propuestas, tomar una decisión. Los cambios deberán apuntar a mejorar las pensiones, ampliar la cobertura para los independientes y las mujeres; promover la competencia real en el sector, y bajar en lo posible las comisiones que cobran las administradoras de fondos de pensión. Se trata de un modelo de trabajo serio, digno de ser imitado, aunque para poder llevarlo a cabo hay una precondición: estar dispuesto a convocar y a escuchar a todos con sinceridad republicana.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s